Arpa

« Ya ves, aquí, sentada en el baño como si fuera el pensador de Rodin. Apretando relajada, dejándome ir. Y él, qué decir, todos los días con la misma cantinela: “te juro que me apoyo y lo noto. No quiero ir más al lavabo”. Una pijada dirás, sí, pero es que eso supone tener que ir todas las tardes a casa de sus padres, cuando no están, para que el niño pueda cagar. Y todo porque nota que algo le toca las nalgas...
Igual que yo ahora.
¿Qué es? Una uña, una zarpa, no lo sé; me pongo en lo peor. Un bicho no es. Tiene consciencia, lo noto. Siento como me roza la nalga izquierda jugueteando de arriba a abajo pero no puedo verlo; mi culo es un tapón estanco que me separa de la cosa. ¿Qué hago? Intenté levantarme pero no pude: tengo miedo a lo que vive en el vacío.
Por fin me atrevo. Me yergo rápida y me giro, quiero ver lo que hay dentro.
La cara que vive en la tubería me mira y sonríe. No siento nada cuando me estira hacia ella, pero grita cuando le clavo la escobilla en el ojo. »
Xuan Trenor Allen
Mención especial
3° Certamen Supraversum de Microrrelatos
Autor de ilustración: