José Emilio Pacheco (México, 1939-2014)

Artículos

La literatura fantástica y de ciencia-ficción es amplia y diversa. Lo son también sus autores, que podemos encontrar en cualquier punto geográfico del mundo. En este sentido, resulta interesante dar protagonismo a escritores que quizás no sean tan reconocidos actualmente pero que cuentan en su haber con textos grandiosos que merecen la pena ser mencionados.

Tal es el caso del autor que hoy traemos para ustedes, cuya obra nos parece sumamente rica e interesante, especialmente su trabajo con el género fantástico, que ha sabido destacarse entre sus escritos y que, sin embargo, es poco reconocido por la crítica. 

Biografía de José Emilio Pacheco

José Emilio Pacheco

José Emilio Pacheco Berny nació en la ciudad de México el 30 de junio de 1939. Fue, entre muchos otros trabajos, un destacado poeta, ensayista, narrador y traductor. Su nombre, adquirió fama mundialmente por su vasta obra por lo cual se lo reconoce dentro de la literatura mexicana del siglo XX. 

Estudió en la Universidad Autónoma de México, donde se inició en el ámbito literario en revistas estudiantiles. Se desarrolló como docente en universidades de varios países como Inglaterra, Canadá, México y Estados Unidos. Realizó publicaciones en varias revistas como Plural, Vuelta, Universidad de México, Estaciones y Texto Crítico.

Su obra poética adquiere gran relevancia y se evidencia un gran compromiso social con su país. En ella, habitan las temáticas del paso del tiempo, la vida y la muerte, para mencionar algunas. Dentro de su poesía, se distinguen: Los elementos de la noche (1963), No me preguntes cómo pasa el tiempo (1969), Los trabajados del mar (1984), Miro la tierra (1986) y Ciudad  de la memoria (1989).

En cuanto a su narrativa, podemos encontrar construcciones sencillas, que tratan temáticas de la vida cotidiana, la niñez, la historia, el tiempo y lo fantástico. Escribió varios libros de cuentos y dos novelas. Los más relevantes en este sentido son: La sangre de Medusa (1958), El viento distante (1963-1969), El principio del placer (1972), Las batallas del desierto (1981) y Morirás lejos (1967).

Fue premiado en varias ocasiones por su labor. Recibió el galardón Magda Donato en 1967, el Xavier Urrutia en 1973, el Premio Nacional de Periodismo en 1990, el Premio Nacional de Ciencias y Artes de la lingüística y literatura en 1992, el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2009 y el  destacado Premio Miguel de Cervantes en el mismo año.

Lo fantástico

A fin de analizar la cuestión genérica, es necesario situar la obra de Pacheco. La literatura mexicana, en todas sus formas, ha demostrado con el paso del tiempo gran vitalidad y una diversidad de escritores, obras y géneros. Si buscamos en cualquier artículo sobre el tema podemos saber que la misma está caracterizada fundamentalmente por sus creaciones en torno al género de la novela y la poesía y apunta a una temática histórica y realista. Pero hay otros géneros, subgéneros y corrientes literarias que también poseen producciones de gran calidad y que no se nombran con tanta asiduidad como los ya mencionados. Uno de estos, objeto central del presente texto, es el género fantástico.

Pacheco se incluye dentro de la generación del “medio siglo”, que fue un modelo de transición entre 1940 y 1968, la que se caracterizaba por tener como objetivos los problemas urbanos y una visión cosmopolita, pero en sus primeros años, no se desligaron de las problemáticas sociales y conservaban el aire de denuncia en sus trabajos. Ejemplo de esto es nuestro autor, quien reúne estas cuestiones en sus textos. Combina a la perfección el fantástico, a través de una visión cosmopolita y sin dejar de lado lo social, puesto que México aparece casi siempre en sus escritos.

(Leer el artículo: “¿Qué es el fantástico?”)

Breve acercamiento a su obra. Análisis de un cuento

Para conocer un poco más al autor, consideramos necesario realizar un pequeño estudio sobre un cuento que hemos seleccionado para tal fin y esperando que esto despierte el interés por indagar en la diversidad de textos que ofrece Pacheco.

A partir de los lineamientos que expresábamos en los párrafos anteriores, la narración que hemos elegido para llevar a cabo el análisis es “La cautiva” (El viento distante, 1963). Es un texto muy breve donde confluyen, además del fantástico, la niñez y el mundo adulto. En él, se narran los acontecimientos de unos niños que se enfrentan a la muerte, en forma del cadáver de una monja, y lo que eso conlleva para uno de los jóvenes, que jamás superará el horror de ese encuentro.

Pacheco sitúa su argumento en un lugar de lo más reconocible, un pueblo de México, donde las situaciones narradas pueden ser fácilmente pensadas en el mundo “real”. Aquí, el hecho fantástico se da de manera habitual, de improviso, se abre a una situación que experimentan estos niños y que no parece tener sentido. Según Verani, esta “extrañeza de acontecimientos no identificables expone las grietas de la realidad, provocando un desequilibrio sin resolución (2006, pág. 29). En este sentido, Luis A. Díez, explica que el encuentro con la muerte en esta narración, “se apoya en lo espectral para subrayar aspectos conflictivos del mundo infantil” (1976, pág. 105). Así, el miedo, el descreimiento, la muerte, aparecen como temas del relato.

El género fantástico y sus elementos se manifiestan también en las descripciones de ciertos lugares que dan un halo de horror y misterio. Escenas lúgubres, como el paso por el cementerio y la visita al convento en ruinas, las alusiones a la noche, los ruidos extraños, visiones, calaveras y esqueletos, forman parte de este ambiente.

La cuestión histórica también se hace presente en el relato (como se verá en el último cuento), con menciones a hechos acontecidos en un pasado “turbulento” de México, que termina desencadenando otras situaciones en el presente.

En los cuentos de Pacheco podemos encontrar líneas divisorias pero también elementos comunes. Bárbara Aponte, en su texto “José Emilio Pacheco, cuentista” afirma que los niños están “alienados” del mundo adulto, viven su propia realidad, en su propio mundo y lo mágico no se da solo en lo fantástico sino también en esa otra “realidad” que se imagina el infante. Durante la etapa de la infancia, esa división entre “realidad e irrealidad” se desdibuja, “los jóvenes de Pacheco se refugian en la fantasía con gran facilidad” (1979, pág. 8). Esto ocasiona, a su vez, que queden ajenos a la “realidad” del adulto, provocando un descreimiento (el cura es el único que les cree) de las situaciones y viviendo en soledad un trauma que los acompañará para siempre: “(…) cada temblor me llena de pánico. Siento que la tierra devolverá a sus cadáveres para que mi mano les dé al fin el reposo, la otra muerte” (Pacheco 2000, pág. 45)

Todo lo expuesto hasta aquí solo representa una ínfima parte de la grandeza del autor, no solo en la poesía, sino también como un gran narrador de cuentos, lo que hace que México se destaque, igual que otros países, como lugar de creación de la literatura fantástica.

Esperamos que este artículo haya sido de su agrado y sirva para ampliar las bibliotecas propias con autores del género que valen la pena ser leídos y estudiados como José Emilio Pachecho.

Bibliografía

Aponte, Bárbara. “José Emilio Pacheco, cuentista”. En: Journal of Spanish Studies; Twentieth Century, 1979, 7, 1.

Díez-Martínez, L. (1976) La narrativa fantasmática de José Emilio Pacheco”. En: Texto Crítico.

Jackson, R. (1986). Fantasy: literatura y subversión. Buenos Aires: Catálogos Editora.

Jiménez de Báez, Y. (1979). Ficción e historia: la narrativa de José Emilio Pacheco. México: El Colegio Nacional.

Pacheco, J. E. (2000) El viento distante. México: Ediciones Era

Todorov, T. (1981). Introducción a la literatura fantástica. 2nd ed. [ebook] México D.F, PREMIA editora de libros, S.A. Disponible en la Web: es.slideshare.net/AndreaPerez17/tzvetan-todorov-introduccin-a-la-literatura-fantstica. Consulta: 12/07/2020

TwitterFacebookEmailWhatsAppPrintShare

Neley Albornoz

Paraná, Argentina

Categorías en que participa: Artículos, RRSS.

Ver página de autor

Amante de la literatura, el cine y los idiomas. Escritora empedernida. Apasionada de la buena cocina. Redactora en nomicom.net