« Los niños se lanzaron en manada sobre el soldado. Ignorando sus gritos desgarradores, se lo comieron vivo. La Tercer Guerra había dejado infantes desprotegidos, con tres años de desarrollo cerebral, suficientes para planear cacerías. No sufrirían más hambre. »
Noemí Ester Marmor (@NMarmor)
Mención
1º Certamen Supraversum de Microrrelatos
Autor de ilustración: Nicolás Oleinizak