La mano izquierda de la oscuridad, de Ursula Le Guin

Reseñas

La mano izquierda de la oscuridad: sinopsis

En un planeta llamado Gueden, que es habitado por una raza androide cuya principal característica es la de ser hermafrodita, aparece un hombre llamado Genly Ai que viene en nombre del Ecumen, una organización interplanetaria, con el fin de convencer a los gobernantes de Gueden para que se sumen a la misma. En medio de diversos conflictos diplomáticos, Genly atraviesa diferentes lugares y conoce a muchas personas, a la par que ofrece a los lectores de su “diario” un visión acerca de la naturaleza, las condiciones de vida y, principalmente, la particular cultura y formas de pensar y organizarse de los guedenianos.

La mano izquierda de la oscuridad: tipo textual y estructura

La novela cuenta con veinte capítulos y un epílogo en el que se explican algunas cuestiones de tipo más técnico acerca de Gueden. Si bien se hace explícito en más de una ocasión que lo que estamos leyendo es el diario de Genly Ai, el texto no tiene marcas estructurales que lo identifiquen como tal (no aparece un registro día a día o, por lo menos, más o menos periódico de los hechos) y, además, intercala también registros del diario de otro personaje, Estraven, así como artículos o pequeñas narraciones que recuperan leyendas, o bien que tratan aspectos más científicos, como la sexualidad.

Se alternan, por lo tanto, diferentes puntos de vista sobre la misma historia, así como capítulos que refieren a otras historias, con otros personajes, tiempos y lugares, o bien capítulos de tipo más bien descriptivo. La dinámica de lectura resulta así mucho más rica y dinámica.

La mano izquierda de la oscuridad: estilo

El texto se presenta sobrio: no es demasiado pretencioso ni se desgasta en descripciones interminables y enrarecidas con adjetivos rimbombantes. Abundan, eso sí, porque para ser una novela, la descripción ocupa mucho espacio. Pero en ningún momento se vuelve densa ni le sobran palabras: el propósito no es hacer una demostración de habilidades lingüísticas, sino tan solo situar al lector en el contexto de aquel mundo hostil.

De lo anterior se desprende que la acción no abunda. De hecho, durante una gran parte de la novela parece que la historia avanza poco y lentamente. No es un texto que genere demasiada tensión durante la lectura, pues los conflictos parecen tener mucha menos importancia que la transmisión de una lectura acerca de los vínculos humanos, la sexualidad, la política, la sociedad, el pensamiento y la cultura, todo ello vinculado a la dicotomía entre mundos de personas hermafroditas y el de las personas unisexuadas.

Dos temas de los planteados me resonaron con mayor fuerza y que nos permiten preguntarnos acerca de nosotros mismos como sociedad: la dicotomía macho-hembra y las formas de organización política en un planeta.

DICOTOMÍA MACHO-HEMBRA

El hecho de convivir con una raza hermafrodita, en la que no hay (durante la etapa sexual pasiva) sexo masculino y femenino, le hace al protagonista plantearse muchas preguntas acerca de las formas de ser de los humanos y las sociedades, no solo de los guedenianos, sino también de todos los demás.

Considérese: Cualquiera puede cambiarse en cualquiera de los dos sexos. Esto parece simple, pero los efectos psicológicos son incalculables. El hecho de que cualquiera (…) pueda sentirse “atado a la crianza de los niños” (como dice Nim) implica que nadie está tan “atado” aquí como pueden estarlo, psicológica o físicamente, las mujeres de otras partes.

Otro ejemplo:

O, como opina Tumass Song Angot, ¿consideraban quizá que la guerra es una actividad de desplazamiento puramente masculina, una vasta violación, y decidieron así eliminar la masculinidad que viola y la femineidad que es violada?

LA DICOTOMÍA PLANETA-ENTRE-OTROS Y PLANETA-SOLO EN EL ASPECTO POLÍTICO:

Se plantea una cuestión que nos atañe como sociedad, aunque no es tan original, debido justamente a su fuerte lógica: ¿a qué se debe nuestra división política en países? ¿Qué pasaría si nuestro planeta entrara en contacto abierto con una civilización alienígena, ya sea pacífica u hostil? ¿Se unirían todos los pueblos en una sola organización que nos represente como planeta?

La mano izquierda de la oscuridad: opinión personal

La lectura de La mano izquierda de la oscuridad no me resultó ni demasiado aburrida ni demasiado entretenida, lo cual se debe sin duda a la primacía de la descripción y la reflexión por encima de la acción. De todas formas, las ideas que plantea me resultaron no solo sumamente interesantes, porque nos interpela todos, como individuos y como sociedad. Su temática, en conjunción con la forma en que los problemas planteados son tratados, se constituye en excelente representante de esta novela dentro del conjunto que conforma la literatura de ciencia ficción.

TwitterFacebookEmailWhatsAppPrintShare

Nicolás Oleinizak

Paraná, Entre Ríos, Argentina

http://supraversum.com

Categorías en que participa: Ficciones, Reseñas, Artículos, Ilustraciones.

Ver página de autor

Director de Revista Supraversum. Profesor en Lengua y Literatura. Se desempeña como docente de Literatura y de Latín. Escritor de fantasía y ciencia ficción principalmente.