Sed, de Neal Shusterman y Jarrod Shusterman

Reseñas

sed reseña
  • Titulo: Sed
  • Autor: Neal Shusterman y Jarrod Shusterman
  • Traducción: Pilar Ramírez Tello
  • Editorial: Nocturna
  • Año: 2019
  • Género: Ficción distópica, distopía ecológica
  • Precio: 16,50 €

«Las personas pueden ser monstruos. Ya sean sólo sus actos o quienes son realmente, da igual. El resultado es el mismo».

(Extraído de Sed)

Sed es la última novela conjunta de Neal y Jarrod Shusterman. El primero es conocido por ser el autor de la trilogía El Arco de la Guadaña (compuesta por Siega, Nimbo y un tomo de próxima publicación), así como de las novelas Desconexión, El abismo y la serie Everlost. Es también Premio Nacional de Literatura Juvenil en Estados Unidos.

Jarrod Shusterman, por su parte, es guionista de cine y televisión, así como escritor de varios relatos. En la actualidad está trabajando con Neal Shusterman en la adaptación de Sed al cine.

Sed es la nueva novela independiente de Neal Shusterman -Premio Nacional de Literatura Juvenil en Estados Unidos y autor de libros como Siega- y Jarrod Shusterman. Paramount está preparando su adaptación cinematográfica.

Sinopsis

Alyssa vive con su familia al sur de California, en un barrio residencial muy apacible… Hasta que, un día, del fregadero deja de salir agua. Tras padecer varios años de sequía, eso tampoco es extraño; allí todo el mundo está acostumbrado a las advertencias: no riegues el césped, no llenes la piscina, no te des duchas largas.

Pero esta vez ya no queda agua que ahorrar.

En muy poco tiempo, el supermercado del apacible barrio residencial se ha llenado de familias desesperadas y dispuestas a todo con tal de conseguir un bidón de agua. Y cuando sus padres salen en busca de provisiones y no regresan, Alyssa, su hermano y el peculiar vecino que los acompaña no tienen más remedio que empezar a tomar decisiones difíciles para sobrevivir. Cueste lo que cueste.

Análisis

Tal vez lo más relevante de novelas como Sed sea el fondo, la reflexión que pretenden provocar en el lector. En el caso de Sed hablamos de la falta de agua, una cuestión que no queda tan lejos de los posibles futuros de nuestro planeta. De hecho, la sequía es un problema serio en muchas partes del mundo ya en la actualidad. Sin duda, el mensaje de la novela es evidente, y queda patente nada más empezar, en la misma dedicatoria de la obra.

Pero además, Sed presenta ese mensaje de una forma muy atractiva para el lector. Está escrita en primera persona y en presente, lo que siempre aporta una gran inmediatez y permite una mayor cercanía con los personajes. Además, utiliza cuatro narradores distintos, lo que permite ver las mismas situaciones desde cuatro puntos de vista diferentes. Esto resulta muy interesante en ciertos momentos de la novela, pues veremos que no todos los personajes ven los mismos hechos de igual modo.

El estilo de Sed es rápido, conciso, inmediato. Sin duda da la sensación de estar viendo una película (no es de extrañar que estén trabajando en su adaptación al cine). El ritmo está muy bien trabajado, los autores han sabido alternar las frases largas para momentos más tranquilos con las frases cortas para los momentos de tensión alta. Sobre todo al final, en el que abundan las frases breves y la tensión se incrementa muchísimo. Realmente el lector se ve obligado a pasar página tras página para ver cómo termina todo.

Los personajes conforman otro de los aciertos de la novela. Es fácil empatizar con ellos, con su situación, incluso con aquellos que, en principio, no se comportan de la manera que nos parecería correcta. Los cuatro protagonistas son jóvenes, adolescentes apenas (la más mayor tiene unos 19 años), y deben tomar decisiones que supondrán la diferencia entre la vida y la muerte. La evolución de todos los personajes está muy bien trabajada y las difíciles circunstancias a las que se tienen que enfrentar les enseñarán diversas lecciones, a cada uno la suya. Y eso es interesante, que pese a vivir los mismos peligros, al final cada uno aprende algo distinto; algo que es lo que ese personaje, y no otro, necesita para completarse como persona. Tenemos, por lo tanto, unos personajes complejos, con sus aristas, con sus conflictos, que son llevados al extremo y que aprenden sus propias lecciones. Esto hace que resulten creíbles, tangibles y reales. Tan reales como las sensaciones que los autores consiguen generar en el lector; sensaciones de angustia, de impotencia, de desesperación. Y de sed. La sensación de sed está tan bien lograda porque no se limitan a usar descripciones físicas para ello, sino que consiguen transmitir esa sensación a través de las emociones de los personajes y sus acciones. La sed es un personaje más de la novela, aunque tal vez no sea el verdadero villano. Porque peor que la sed es el propio ser humano.

Y es que, aparte del claro mensaje ecológico, Sed también nos habla de la naturaleza humana. Es muy interesante la reflexión que los autores nos plantean: en una situación de crisis tan extrema, las personas piensan en sus propias necesidades antes que en las de los demás. La novela nos habla de la deshumanización del ser humano cuando lo que está en juego es la propia vida; de cómo una sociedad aparentemente civilizada puede sumirse en apenas una semana en la barbarie más absoluta.

Conclusión

En definitiva, Sed es una novela con un doble mensaje, ecológico y humano, oculto bajo una estructura perfecta, con una evolución de los personajes creíble y acertada, y escrita con un estilo directo y rápido que incrementa la sensación de tensión y desesperación, sobre todo a medida que nos acercamos al final. Una obra más que recomendable y, aunque el lector se acerque a ella solo para pasar un rato entretenido, es seguro que cuando la termine lo hará con una reflexión y con un aprendizaje nuevo sobre la naturaleza humana.

TwitterFacebookEmailWhatsAppPrintShare

Montse Martín

Barcelona, España

https://librosyfantasia.wordpress.com

Categorías en que participa: Reseñas.

Ver página de autor

Graduada en Geografía e Historia, escritora y lectora empedernida. Publica reseñas de novelas de fantasía y ciencia ficción en su blog personal.