#Suprarelato

Todos despertaron de su pesadilla, excepto él. Porque no era suya, sino del dueño del antiguo caserón que tomaron por la fuerza, obviando que la energía ni se crea ni se destruye: se transforma. Aquel día murió para vivir por siempre. Y vagó y divagó…

Ari Lemarko @AriLemarko

TwitterFacebookEmailWhatsAppPrintShare