#Suprarelato

La lucecita fue un espejismo al que creí, correspondía la salida de este tunel laberíntico. Al llegar a ese punto un gigantesco lagarto abrió sus fauces y me arrancó el brazo. Avancé y caí a un pozo de agua nauseabunda. Gotas de sangre me salpican, del más arriba.

Servando Ortoll @OrtollServando

TwitterFacebookEmailWhatsAppPrintShare