Y el androide despertó

« El soldado esquiva el sonido seco de las balas y con sus pasos en pleno campo de batalla arrasa con otros semejantes a él. Se arrodilla después de quedarse sin municiones. Detrás se acerca otro idéntico a él con un arma entre las manos. El soldado voltea y por primera vez se miran a los ojos; en el breve instante de sus miradas solo alcanzan a decirse: “Yo también sueño con ovejas eléctricas”. Quiere aniquilarlo, pero decide arrojar el arma. »
Carlos Rutilo
Mención
2º Certamen Supraversum de Microcuentos
Autor de ilustración: